Le Faiseur de Pluie


El Hacedor de Lluvia    ·    Le Faiseur de Pluie
Manuel Garrido Palacios
1ª ed. Calima Editores. Mallorca  ·  2ª ed. L'Harmattan. Paris
Trad. al francés: Isabelle Toledo & William Rozemblat

Esta novela: Le Faiseur de Pluie (El hacedor de lluvia) -segunda entrega de la trilogía de Herrumbre- sigue narrando la vida del pueblo. La primera: El Abandonario, la publicó L’Harmattan, Paris (L'Abandonnoir) y la tercera: Memoria de las Tormentas, salió en España en Calima, Mallorca, cerrando así un primer ciclo, porque Garrido Palacios continúa sacando sustancia escrita de ese pozo sin fondo tan personal, ahora, en la editorial Le Soupirail, Francia, con Touches blanches, Touches noires, que inicia y promete continuidad. Aunque podría pensarse que los hechos se desarrollan exclusivamente en un ámbito concreto, su autor los presenta como sucesos que pudieron –y pudieran– pasar en cualquier tiempo, en cualquier sitio y ser protagonizados por cualquier grupo humano, ya que la acción se universaliza y entran en juego las pasiones que siempre movieron el mundo, presentes ayer y hoy en la más populosa ciudad como en el pueblo más perdido: Herrumbre. Su autor “toma al ser humano como medida” para que nos cuente, a modo de coro, la tragedia de un conflicto, nunca resuelto, de unas gentes que, aunque saben que su existencia resbala por la ladera del olvido –nada nació para durar–, antes quieren dejar el testimonio de su paso por este “algo entre nadas” que es la vida.


Pour raconter l'histoire d'Herrumbre, petit village perdu dans un nulle part maudit, il ne fallait pas moins d'une trilogie. Le faiseur de pluies en est le deuxième tome. Dans ce roman, Manuel Garrido Palacios mesure la vie à l'aune de l'être humain qui nous raconte, tel un choeur infatigable, la tragédie d'un conflit, jamais résolu, la tragédie d'hommes et de femmes dont l'existence, ils le savent, est condamnée à l'oubli (...) mais qui tiennent quand même à raconter leur histoire, si modeste soit-elle, pour témoigner de leur passage dans " ce quelque chose entre deux riens" qu'est la vie.


(Edit.)

L'ABANDONNOIR


L'ABANDONNOIR
Manuel Garrido Palacios
Traduc. al francés: Isabelle Toledo
Edit, L’HARMATTAN. Paris


Novela de Manuel Garrido Palacios construida como las antiguas tragedias griegas. En vez del carro sobre el cual el primer dramaturgo declamaba la historia de los héroes míticos para concurrir al premio representado por un bode (tragos), estamos en presencia de un muerto en su ataúd durante la vigilia que le hace el último vecino, mudo de soledad, en un pueblo perdido. En su soliloquio, el muerto hace desfilar a todos los habitantes que hubo en dicho pueblo con las anécdotas cotidianas, las intrigas, amores, odios y alegrías posibles de un lugar extinguido. La simplicidad brutal de los eventos, la unidad de tiempo y de espacio, las voces de los muertos que suben como un coro, parecen los elementos de una tragedia mediterránea que bien podría ser de Esquilo. Igual que en la vida, se reflejan también los momentos crueles o divertidos, las escenas burlescas, el humor corrosivo, la amargura, la pobreza y el hambre conocidos por tantas criaturas de la posguerra civil española. Ese pueblo escondido, llamado Herrumbre, es un microcosmos pero abarca toda la vida y la vida de todos nosotros. Conociendo el pasado del autor, escritor especializado en la etnografía, viajero y cineasta, el lector podría pensar que se trata de una obra de recopilación de cuentos, leyendas o anécdotas cosechadas durante toda una vida en contacto con los pueblos más rancios de España. Pero no. Pasa por la obra un soplo épico, una grandeza que solamente una experiencia vivida puede desenlazar y ofrecer. En efecto unas confidencias del autor confirman que muchas escenas son trasposiciones de su infancia en un pueblo similar a Herrumbre. Reviven los sonidos, los sabores, los rumores de ese mundo que hoy se desvanecería en el olvido si el autor no lo hubiera conservado en su memoria para nosotros. Hay en la novela El Abandonario unas invenciones lingüísticas que harán las delicias del lector. La riqueza del vocabulario, a veces inventado o inspirado en el lenguaje hablado, de los refranes, de los insultos, de las canciones populares, hace del texto una enciclopedia de la sabiduría del mundo rural, de un universo en desaparición. Existen escenas muy innovadoras en literatura, tal vez por influencia de la técnica cinematográfica, como por ejemplo, cuando se mezclan en el texto todas las conversaciones sobre la plazoleta del pueblo, como un rumor de fondo, donde respira la vida trivial de los habitantes. O cuando se entrecruzan los comentarios de las personas que preparan los pestiños en la cocina, escuchados por el niño desde su alcoba, donde fue recluido para que no incomodara los preparativos. Ese niño de ayer es el autor que escucha hoy las reminiscencias de estas voces de la felicidad simple.El lector francés entrará sin preámbulo en ese mundo mediterráneo ya familiarizado por sus lecturas de las novelas de Marcel Pagnol o Jean Giono. El Abandonario, de Manuel Garrido Palacios, no necesita de reflexiones metafísicas o escatológicas en ese contexto de vigilia mortuoria donde flota el espíritu colectivo resignado tanto a la vida como a la muerte.
© François-Luis Blanc (Francia)

LA EDUCACIÓN SENTIMENTAL


Gustave Flaubert
LA EDUCACIÓN SENTIMENTAL
Traducción de H. Giner de los Ríos
Ed. Mondadori


La historia de un joven de provincias que se enamora de una mujer casada sirve a Flaubert para crear uno de los hitos estilísticos de la literatura universal, quizá su obra maestra, sin duda, una de las novelas más perdurables de todos los tiempos. El escenario es el París de mediados del siglo XIX, donde la intensidad del placer se mezcla con el tedio y el resplandor de uno de los períodos cruciales de la historia europea: la revolución de 1848. 

LOS PAPELES DE ASPERN


LOS PAPELES DE ASPERN
Henry James
Ed. Alba minus


Un  editor, fascinado con la obra del poeta Jeffrey Aspern, se entera de que una de sus musas, Juliana Bordereau, vive aún, anciana y aislada, en un palazzo veneciano. Convencido de que conserva material inédito del poeta, se acerca a ella ocultando sus intenciones para que lo acepte como inquilino. Los papeles de Aspern (1888), junto con Otra vuelta de tuerca (1898), puede ser la nouvelle más famosa de Henry James. 

NUIT DE CHIENS


NOCHE DE PERROS • NUIT DE CHIENS

Manuel Garrido Palacios
1ª Edición: AR. Sevilla
2ª Edición: Calima. Mallorca
3ª Edición: L'Harmattan. Paris


Manuel Garrido Palacios se ha consagrado como uno de los narradores con más proyección del panorama español. Al margen de sus libros de estudio, en los que jamás ha descuidado un ápice el ángel de la escritura, y que a la postre le han servido para aquilatar un estilo tan propio como brillante, el autor ya había publicado un excelente libro de relatos que merece la pena leer y hasta releer: EL CLAN Y OTROS CUENTOS. En él, MGP, nos sorprendía con un desparpajo y una retranca poco habituales en el vademecum narrativo de este lado del Atlántico, tan metido en gravuras y realismos de cartón piedra. EL CLAN Y OTROS CUENTOS (Calima. Palma 1998) guardaba una singular atención a la palabra oída, y en ella, como suele ocurrir siempre, al son, si se quiere mágico, de lo verdadero. Porque en Garrido Palacios, como en Rulfo, a cuyo magisterio no es ajeno, encontramos el polvo turbio y enfebrecido de los caminos, la desfiguración de quien intuye tras los rostros el rostro calvo y sarmentoso de la muerte. De sus campavías por el mundo MGP se ha traído la voz, el gusto por la plática y el filanderío. Porque sus textos poseen la virtud de poder ser contados en voz alta, frente a la chimenea encendida, esa especie de numen cuya virtud es despertar lo oscuro y lo dormido. A veces he tenido la impresión de que sus relatos se trataban en realidad de meras transcripciones magnetofónicas, hábilmente retocadas y llevadas a la embocadura de la palabra escrita. Por eso su obsesión rítmica, la natural cadencia de un discurso veteado de coloquialismos que, como ocurre con ciertos autores del otro lado del charco, transmiten todavía el peso de lo mágico. Como sucediera con Carpentier, su relación íntima con la música lo ha metido de sopetón en los médanos de la palabra, entendida ésta como respiración, como pálpito, como voluntad, si se quiere, convirtiéndose no sólo en el soporte, sino también en la razón de ser de una escritura minuciosa y rica, atenta a lo pequeño y siempre desdeñosa con lo grave y enjundioso, en la que no falta el gesto hilarante (pero no sometiéndose tramposamente a él), la observación canalla, la visión descorazonada del mundo: de ahí, quizás, sus muchos arrebatos de ternura, esa especie de air bag que en Garrido Palacios reviste el pesimismo. NOCHE DE PERROS, que abunda en todos estos referentes, es un libro de fábulas contadas al revés. Su eje central son, como se deja entrever en el título, los perros. Los perros desde su doble papel de observadores y protagonistas de la realidad. Los perros como inmaculados periscopios de nuestros dislates, de nuestra estupidez, acaso como su más rabioso contrapunto. Los perros que jalonan cada uno de estos cuentos algunos de ellos antológicos, como La forja de un lider, La canción del hambre, o los chispazos de La piel o Poemario, sin olvidar El lazo mortal, uno de esos relatos inolvidables, son perros perplejos, perros llenos de ternura, simples víctimas de nuestras veleidades e inquinas, perros esquineros, adosados y tiernos perros sinvergüenzas. Los perros que sobreviven en estos cuentos son perros cosidos a nuestras vidas y son, en realidad, la ropa con que nos vestimos, los ojos que nos asisten, la patria que hemos perdido. Arrobas de conmiseración y de ternura las que irradian estos personajes convertidos en sombras asombradas, que Garrido Palacios encuadra para hacer más plausible el banal atrezzo. El autor respira a través de estos perros de oscura procedencia y claro proceder. A ellos (y a todos esos nosotros que transpiramos en la piel de esos perros) ha querido entregar este libro ciertamente hermoso, escrito con el resplandor, pero también con el asombro de quien en el fondo de sí no deja de ser ciertamente un perro.
© Manuel Moya

Escritor

Simone Gougeaud-Arnaudeau


LE PRÉSIDENT HÉNAULT (1685-1770)
ou les Amours d'un magistrat mondain
Simone Gougeaud-Arnaudeau
Ed. Harmattan. Paris


En un siècle voué au libertinage, le destin de Charles-Jean-François Hénault est essentiellement lié à celui de trois femmes : son épouse légitime, la baronne de Castelmoron qui fut sa dame de coeur et la célèbre marquise du Deffand dont il faut souligner la communauté de pensée avec Voltaire. Hénault, dit "le Président" tout court à la mort de Montesquieu (parlementaire comme lui) brillait par la conversation et sa table participait à sa renommée. Il a laissé une correspondance et des oeuvres d'un grand intérêt historique et littéraire.

REGRESO A BERLÍN

REGRESO A BERLÍN
Verna B. Carleton
Ed. Periférica / Errata naturae
(Trad. L. Salas Rodríguez)


Inédita, refrescante visión del Berlín de finales de los años cincuenta. Poderosa y seductora,  transforma nuestra perspectiva de esa parte de la historia, entre los escombros y la reconstrucción, con sus alegrías, su oportunismo, sus miserias y sus remordimientos. Tiene potencia narrativa, misterio, perfecto análisis de los personajes, disquisiciones morales y la sutileza y la inteligencia femeninas de Verna B. Carleton, gran nombre secreto de la literatura de su época. 

CAFÉ AMARGO


CAFÉ AMARGO
Simonetta Agnello Hornby
TusQuets Editores


Desde la creación de los fascis sicilianos o la conquista de Libia hasta la segunda guerra mundial, la autora, nacida en Palermo, residente en Londres, sigue las vicisitudes de la protagonista, convirtiendo su vida poco convencional en un fragmento decisivo de la historia de Sicilia y de Italia.

VOCES POÉTICAS en PUNTA UMBRÍA

MANUEL JOSÉ DE LARA  / · / JACKIE RIVERO

DORA MAAR


DORA MAAR
PRISIONERA DE LA MIRADA
Por Alicia Dujovne
Vaso Roto Ediciones


Dora Maar, musa de Man Ray, compañera de Louis Chavance y de Georges Bataille, amante de Picasso, termina convirtiéndose en «la mujer que llora». Se descubre en esta biografía como una esteta, una artista cuya obsesión reside en su mirada, pasando a ser Mira-Dora. Alicia Dujovne (Buenos Aires, 1940) describe una época y nos invita a recorrerla junto a sus estrellas del arte de vanguardia, con el pretexto de conocer a una mujer icónica, de la que desvela detalles de una personalidad sensible, misteriosa. Dujovne nos conduce, a través de los hechos, las relaciones y la psicología, a las razones que determinaron el doble encierro de Dora Maar: el terrenal, en el manicomio de Sainte-Anne de París, y el espiritual, en un misticismo solitario que se prolonga hasta su muerte en 1997.

GIOCONDA

 Gioconda. Monna Lisa. Madonna Elisa
(1503-8)
Óleo sobre tabla de álamo (77 x 53)
Leonardo da Vinci
Louvre. Paris

De mirada socarrona de parisina sentada en un café de los grandes bulevares, ve la vida que pasa y se deja ver por los que pasan por la vida. Estaba junto al xuadro de Las Bodas de Caná, de Paolo Veronese, la cambiaron de sala para introducir medidas de seguridad y ya regresó a su sitio. Ella sola se basta para atraernos esté donde esté, no en balde es la dama más observada, más retratada de la Historia: hace siglos, una vez ante el maestro; hoy, miles de veces al día. Puede que Leonardo le imprimiera ese gesto que conmueve pensando en la de ojos altivos que la mirarían, en la de figuras alzadas que querrían acceder a su altura, en la de perfiles aderezados ante el espejo para llamar su atención, en la de asombros que provocaría su rostro intentando descubrir el gran secreto de su sonrisa insinuada. Hay quien cree que Leonardo se oculta tras ella y que parte de la pintura utilizada se mezcló -¿casualmente?- con su propia sangre por un leve percance en el estudio, lo que pone a caminar la imaginación hasta el punto de pensar que Gioconda está allí viva, y que sale cuando el Louvre cierra sus puertas para deambular a sus anchas por las galerías, y que tiene sus charlas con los personajes de otros cuadros, y que se asoma a los enormes ventanales por los que se ve París desde todos los ángulos. Hasta se puede precisar que permanece más rato por la fachada que da al Sena que cuando mira hacia las Tullerías o Rívoli...Vaya usted a saber. Lo cierto es que de noche se escuchan pasos en la inmensidad del Museo; energías que no detectan las alarmas, pero sí la mente sensible. A menudo suben los bedeles porque sienten una música de salón, o el paso de un ejército que va a vencer o que vuelve derrotado, o el recuento de monedas, o el peso de la avaricia, o el vuelo susurrante de la Victoria de Samotracia, o el siseo de la Venus pidiendo prudencia. Uno de los fenómenos más bellos es el del Escriba Sentado, que se afana cada madrugada en colmar de signos un papiro -crónica mística- para que al alba lo lleve en su pico una paloma a una biblioteca oculta de Alejandría, antesala del Paraíso, ese lugar en el que te prometen plaza si eres bueno en la vida. Sobre estos asuntos hay quien opina que son pura mentira de gente enamorada del Louvre. Suelen ser los expertos en verdades absolutas, graves señores que argumentan, después de meditar durante la “breve eternidad de un instante” (verso de Lara) que Gioconda no se puede mover del sitio en el que la han puesto porque, simplemente, ella no es más que una pintura. Los que no pertenecemos a este grupo de escogidos y vamos a nuestro aire, no sólo creemos que Gioconda sale y entra, sino que derrama ternura cuando se sonríe ante los que la miramos al ver el triste espectáculo de los conflictos humanos, conflictos que no discutimos hasta agotar todas las palabras, sino que somos capaces de llevarlos al maldito y repugnante campo de batalla. Para unos, su gesto no pasa de ser óleo sobre madera. Para otros, la misma dimensión del misterio. Cuando Marlon Brando fue al Louvre y se puso ante ella dijo: «Este sí que es un rostro impenetrable».
© Manuel Garrido Palacios

EL CANCIONERO DE ALOSNO


EL CANCIONERO DE ALOSNO
(Para cantar, bailar y tañer a la guitarra) 
Manuel Garrido Palacios 
Prólogo de Antonio Gala 
Castilla Ediciones · Valladolid

¿DE NUEVO EL ENGLISH ONLY?


UIMP
Universidad Internacional Menéndez Pelayo
Dña. Felicidad Rodríguez
Directora de la Sede, invita a la conferencia:

“¿DE NUEVO EL ENGLISH ONLY?
LA LENGUA ESPAÑOLA EN LOS ESTADOS UNIDOS:
LA HISPANOFOBIA DEL PRESIDENTE TRUMP”

a cargo de
D. Gerardo Piña-Rosales
Director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE)

C/ Clavel, 73 · La Línea de la Concepción
Miércoles, 26 julio 2017 · 7,30 tarde

VIAJE A LA SIERRA DE ARACENA


VIAJE A LA SIERRA DE ARACENA
(Una cala en la tradición oral)
Manuel Garrido Palacios
Editorial Niebla
En la imgen:
M. Garrido Palacios, Manuel Moya, Rafa Pérez
autor, presentador y editor
PROYECCIÓN:

ÁLORA LA BIEN CERCADA


ÁLORA LA BIEN CERCADA
(Etnografía viva)
Manuel Garrido Palacios
Prólogo: Odón Betanzos
Castilla Ediciones · Valladolid

L'ABANDONNOIR · EL ABANDONARIO

EL ABANDONARIO ······· L'ABANDONNOIR
Manuel Garrido Palacios

1ª Edición. Ed. Calima. Mallorca. Reseña de Manuel Moya
2ª Edición (en francés) Ed. Harmattan. Paris. Reseña de François-Luis Blanc

Tradución: Isabelle Toledo et William Rozemblat
Portadas: Óleo de Juan M. Seisdedos

EL ABANDONARIO

Manuel Garrido Palacios nos entrega en 'EL ABANDONARIO' su apasionante novela. Dedicado profesionalmente al cine y a la etnografía, sólo en estos últimos años ha ido publicando libros de ficción literaria. El sorprendente EL CLAN Y OTROS CUENTOS (Ed. Calima, Palma de Mallorca) y esa variopinta fábula titulada NOCHE DE PERROS (Ed. AR, Sevilla, Calima, Mallorca y L'Harmattan, Paris) nos mostraban ya a un narrador premioso conocedor de su oficio y exhaustivo gozador de la alta, rica tradición castellana. En ambos libros latía el aliento de un hombre entrañado, investido en lo popular, en el que la ironía, el escepticismo, la retranca..., nos daban cuenta de un mundo personal, entretejido de realidad y ficción mágica, con un pie puesto en los estribos de la picaresca (con esa visión escéptica, amargosa del mundo) y el otro en ese prolijo mundo de lo escéptico y de lo soterráneo que encontramos también en la vasta tradición castellana, desde Cervantes a Rulfo, desde Quevedo a Valle o al Cela del Pascual Duarte. Pareciera que todos esos largos años emboscado detrás de la cámara, atento a las luces y a las penumbras, a las voces y al silencio, hubiesen propiciado en el autor un caudal vivo de sombras y máscaras que ahora, en su faceta más propiamente creativa, se nos revelan en toda su concertante, apabullada realidad. Estas tres coordenadas: la tradición escéptica, la visión mágica y el lenguaje popular , más que presentes en sus dos libros de relatos, constituyen ahora el soporte literario de este libro (EL ABANDONARIO) tan sorprendente como impagable. EL ABANDONARIO es un viaje hacia los médanos interiores de una memoria que se resiste a reconocerse en los parámetros realistas o mecanicistas, donde los hechos quedaban sepultados, envilecidos por un proceso de afirmación histórica o ramplonamente temporal. Muy al contrario, lo primero que sorprende en esta novela, es precisamente la ausencia del tiempo. El recuerdo, la memoria, ajenos a la contaduría de las horas, se superponen, se erigen, vivifican la realidad, construyendo una reconocible fantasmagoría de hechos simultáneos y envolventes que atrapan al lector ya desde sus primeras líneas, aventurándolo a un mundo de una sencillez, de una fantasía desaforada. En realidad, lo que Manuel Garrido Palacios, persigue a lo largo de esta obra inolvidable es recrear, alentar, producir una atmósfera interior reconocible, en la que vida y muerte, realidad y magia se entretejan de una manera creíble y lo que es más importante, natural, en torno a los pellizcos de la vida. Pero si ya en su larga obra cinematográfica Garrido Palacios trata de recoger la devastada memoria de los pueblos, afirmándolos en su identidad y sublimando precisamente aquellos elementos que hacían palpable esa identidad, aquí, en esta, su primera novela, se nos propone una vuelta de tuerca al introducirnos en un mundo de resonancias míticas que nos agarra desde la pura y abstracta identidad y donde el lenguaje, de una llaneza casi cegadora, consigue por sí mismo convertirse en el absoluto protagonista de esta historia en la que un muerto relata a quien lo vela la historia de un pueblo fenecido, atrapado en su propia fantasmagoría. Nos hallamos, pues, ante una novela sorprendente que consigue imantar al lector a las primeras de cambio, para mantenerlo en vilo durante toda la deslumbrante travesía. Y es que Garrido Palacios, seguro de su oficio, capaz de descubrir una atmósfera en unas pocas líneas, lejos de adentrarse en un discurso atolondradamente lírico, prefiere ponerse en manos de la naturalidad, de la fluidez de la palabra dicha, oída, metida en la matriz y en el estómago. Será, así, a través de los personajes que hablan a través del muerto, que se construya la peculiarísima memoria de Herrumbre, ese pueblo acosado por la nada, y cuya historia es la que se va enhebrando a lo largo de todo el libro. Mamuel Garrido Palacios se ha limitado, parece y aquí estriba gran parte del éxito del relato a dar sentido a todas esas voces, ordenándolas de manera que el lector se reconozca en cada una de ellas, removiendo en él los más dormidos soportales de la memoria. Una novela, en definitiva sugeridora y valiente, escrita con toda el alma, que se reconcilia con el arte de la prosa, tan demacrado, tan envilecido últimamente. Sin duda, y acabamos, una de las novelas más deslumbrantes escritas en los últimos tiempos en la lengua de Rojas, Cervantes o Rulfo.

Manuel Moya

Poemario de los juegos

CANCIONERO POPULAR INFANTIL
-Poemario de los juegos-
Manuel Garrido Palacios
Prólogo de Concha Casado Lobato
Directora Honoraria de la 
Revista de Dialectología y Tradiciones Populares del C.S.I.C.
Editorial Calima · Madrid – Mallorca



Este bellísimo Poemario de los juegos infantiles ‘sabe -como escribe el autor- a pura arqueología del alma, a eco de un algo que, por pasar tan rápido, parece que no existió’. Canciones y juegos recogidos en los pueblos de España, que nos hacen revivir un mundo íntimo y lejano a la vez, lleno de imaginación y de creatividad: una etapa que todos hemos vivido y cuya huella nos acompaña siempre. 
Juegos en la calle o en la plaza, participativos, ingeniosos, alegres. El instrumento que emparejaba con determinados juegos era creado por el niño con los elementos simples que le facilitaba el entorno, como podía ser una piedra para jugar a la rayuela, una cuerda para saltar a la comba, un hueso de oveja o cordero para jugar a las tabas o unos palos para la chirumba. Había juegos que no necesitaban de ningún instrumento o juguete: juegos de saltar, correr y escondite, y tantos otros que han venido transmitiéndose oralmente durante generaciones. 
Estos juegos en espacios abiertos, espontáneos y creativos, ocupaban muchas horas del día en la vida del niño. Ahora se tiende hacia otro tipo de juegos, en espacios cerrados y más en solitario, con máquinas y sofisticados juguetes: un juego posiblemente menos creativo, menos abierto, más individualizado.
La mayoría de los juegos tradicionales, principalmente de las niñas, iban acompañados de canciones, un tesoro ya casi olvidado que Manuel Garrido Palacios nos ofrece, con su sugerente prosa, para nuestro gozo. Y no ha querido presentarnos estos juegos y canciones ordenados por sexos o temas; ha preferido dejarlos sueltos en su libro ‘hecho plaza pública donde todos los juegos se juegan a la vez en medio del juego de la vida’. Una forma sorprendente. Juegos y canciones que podríamos calificar como reliquias de ese mundo infantil que, aunque se fue, seguimos llevando dentro.

© Concha Casado Lobato

EL PÁMPANO ROTO

EL PÁMPANO ROTO
(Apuntes etnográficos)
Manuel Garrido Palacios
Calima Edit. Palma de Mallorca. 492 pgs.

La rica mirada etnográfica de MGP reúne aquí un conjunto amplio de apuntes sobre la Etnografía española, una muestra de su rica tradición popular y del mejor hacer etnográfico. Rezos como la oración a San Antonio "pra que guarde o ganado", recetas de medicina popular, frases y refranes recuperados de la memoria de los viejos lugareños, artesanías ancestrales vivas como los encajes de bolillos de Camariñas o a punto de desaparecer, canciones y romances con regusto antiguo, ritos, manifestaciones peculiares de fervor religioso como el descuelgue del Cristo Articulado de Barcianos de Aliste, entre otros muchos materiales del saber ancestral español, y que aquí se presentan en una prosa viva, plena de matices.
© María Luisa Regueiro. Revista RyF.
© Foto de portada: Héctor Garrido

ÍNDICE:
1 . ISLAS CANARIAS
EL PÁMPANO ROTO. Barranco de Guayadeque. Las Palmas / REQUIEM POR EL BARRO. Hoya Pineda. Las Palmas / EL ZORROCLOCO. Santa Lucía. Las Palmas / LA PESCA DE LA ZALEMA. Hierro.Tenerife / TABLAS, TAJARASTE y HACHITOS. Icod de los Vinos. Tenerife / LA SOMBRA DEL SIRINOQUE / EL CALABAZO / EL REGATÓN. La Palma. Tenerife
2 . GALICIA
LA ÚLTIMA ALDEA. Fonfría. Lugo / EL LATIR DE LOS BOLILLOS. Camariñas. Coruña / UN PUEBLO MÁGICO. San Andrés de Teixido. Coruña
3 . LEÓN
LA HISTORIA DE FAUSTINITA. La Vecilla. Nocedo de Curueño / NACÍ MARAGATA. MARAGATA MUERO. Val de San Lorenzo
4 . ASTURIAS
ARTO BENDITO, HUMEIRO MALDITO. Boal / LA GAITA DE AGAPITO. Caborana. Moreda / TODOS LOS CAMINOS SON EL CAMINO / UNA VAQUEIRA ENCONTRÉ. Luarca / CESTEROS. Avalle. Arriondas / A PIE DE CAMINO. Sama de Langreo. Pola de Siero / EL GRAN AMOR DE ALMALINDA. Covadonga
5 . CANTABRIA
MASIO EL TROVADOR. La Hayuela / LOS FEOS CRÍMENES DE GRANADA Y SALAMANCA. Casar de Periedo / UNA PARTIDA DE BOLOS. Santillana del Mar
6 . ÁLAVA
EL CACHIMORRO. Labastida / LEYENDA DE LA PRINCESA MIRA. Desde Vitoria a Miranda
7 . NAVARRA
EN ITZEA CON JULIO CARO BAROJA. Lanz. Zubieta-Ituren
8 . RIOJA
TODO UN GLOSARIO. Villoslada de Cameros / LA GALLINA Y EL AHORCADO. Santo Domingo de la Calzada / LOS GIGANTES PICUEZO Y PICUEZA. Autol / LOS DANZADORES CON ZANCOS. Anguiano / EL GAITERO. EL CRISTO DE LA CAJA. Albelda
9 . SORIA
LA PINOCHADA. Vinuesa
10 . SALAMANCA
ANTOLINA, FLOR DE LINA. La Garganta / RETRATO DE EL GUINDA. La Alberca / EL CANCIONERO DE LA TÍA PETRA. Miranda del Castañar / LOS BANASTEROS. Montemayor del Rio / PARADA Y FONDA. Monsagro / SÓLO QUEDAN LOS ECOS. Peñaparda
11 . VALLADOLID
EL ÁNGEL QUE BAJA. Peñafiel
12 . ZAMORA
LA LEYENDA EN SUS VOCES. Sanabria / POR UNA TRUCHA, UNA VIDA. Zamora / EL ZANGARRÓN. Sanzoles / EL TORO ENMAROMADO. Benavente / EL CRISTO ARTICULADO. Bercianos de Aliste
13 . SEGOVIA
EL ÚLTIMO CANTAR DE CIEGO. Carbonero / LOS SANTOS MOJADOS. Caballar
14 . GUADALAJARA
EL BAILE DEL PALOTEADO. Majaelrayo / LOS BOLOS EN LA MONTAÑA. Valverde de los Arroyos
15 . CUENCA
LA ENDIABLADA. Almonacid del ;Marquesado
16 . TOLEDO
EL ROMANCERO AL PASO. Gamonal
17 . ÁVILA
EL GIGANTE MAQUILANDRÓN. Piedralaves
18 . CÁCERES
NOVIAZGO, BODA Y TORNABODA. Piornal / LA ROSCA A SAN ROQUE Y OTRAS ROSCAS. Piornal / LAS COSAS. LA CASA. EL PUEBLO. Garganta la Olla / LA BELLA CAUTIVA. Montánchez / PRINCIPIO O FINAL DEL CAMINO. Las Hurdes / LA ENCAMISÁ. Torrejoncillo / LOS CULTOS AL NIÑO-DIOS. Galisteo / EL VÍA CRUCIS DE LOS EMPALAOS. Valverde de la Vera
19 . BADAJOZ
LA MORA ENCANTADA. Cabeza del Buey
20 . CATALUÑA
A QUIEN BIEN BAILA POCO SON LE ES MENESTER. La danza
21 . HUESCA
EL SALTERIO DE FAUSTINO. Yebra de Basa / LA TRAGEDIA DE AGUSTINICA. Pueblos altoaragoneses / EL DANCE. Sariñena / LA RONDA, EL DANCE, EL JUSTICIA. Almudévar
22 . TERUEL
DOS ANCIANOS MÚSICOS. Albarracín / LA SAETA. LOS TALLERES CALANDINOS. Calanda
23 . CASTELLÓN
TARDE DE DANZAS. Vinaroz / EL NIÑO GUISADO. Morella
24 . ALICANTE
LAS CANCIONES DE PANDORGA. Villena
25 . BALEARES
UNA VOZ EN LA MOLA. Formentera / MATEIXA DE NA MARÍA Y OTRAS DANZAS. Son Servera. Mallorca / APUNTES MEDITERRÁNEOS. Ibiza / CANCIONES CAMPESINAS. Sa Pobla. Mallorca
26 . CÁDIZ
EL TORO EMBOLAO. Vejer de la Frontera / DE CORTIJO EN CORTIJO / LA BAMBA. El Gastor
27 . MÀLAGA
EL PATIO DE JIMENA. Coín / CANCIONERO VIEJO. Churriana / LA BIEN CERCADA. Álora
28 . ALMERÍA
HECHO A MANO. Níjar / LA CUADRILLA DE ÁNIMAS. Vélez Blanco
29 . GRANADA
TROVEROS DE LAS ALPUJARRAS. La Rápita. Albuñol
30 . HUELVA
LA MEMORIA DE ESPIRI Y AMELIA. Santa Ana la Real / LA VOZ TALLADA DEL PASTOR. Valdelarco / CALLE BOMBA, SIETE. Valdelarco / TIEMPO DETENIDO. Valdelarco / UN JUGLAR INESPERADO. Alosno / UN LEGADO DE FANDANGOS. Alosno
31 . ALBACETE
LA TORTA CENCEÑA DEL PASTOR. Sierra de Alcaraz / EL ÁNIMA MUDA. El Ballestero / BOCHAS, BOCINAS Y ALFARES. Chinchilla / DÍA DE NEVADA. Nerpio
32 . MURCIA
JUEGOS DE ALDEA. La Risca y La Pava
Bibliografía

ALOSNO, PALABRA CANTADA

ALOSNO, PALABRA CANTADA
(El año poético en un pueblo andaluz)
Manuel Garrido Palacios
Prólogo de Julio Caro Baroja
1ª edición: 1992 · 2ª edición: 2008
Editorial Fondo de Cultura Económica
Madrid · México

Este es un libro en el que la Poesía ocupa el mayor lugar. Por eso puede parecer extraño que su autor, Manuel Garrido Palacios, haya pedído que lo prologara persona sin ninguna capacidad activa en este orden. Hay, sin embargo, una razón lejana y oculta para que así sea. El que escribe estas líneas lo hace treinta y nueve años después de haber pasado unos dias inolvidables en El Alosno y en otros núcleos de población de esa tierra de Huelva, tan llena en conjunto de verbo poético. Durante ellos asistió a fiestas primaverales como la de la Cruz, a romerías campestres y tomó gran cantidad de notas, dibujando todo lo que pudo. Gran parte de éste trabajo ha quedado años y años durmiendo en carpetas y esperando la coyuntura de poderlo completar y perfeccionar. La coyuntura, como tantas veces en la vida humana, no llegó jamás. Sí ha llegado, en cambio, la ocasión de comprobar que ciertas impresiones e intuiciones formadas durante aquellos dias lejanos, tenían un fundamento muy sólido.
Andalucía es enorme; es tambien variadísima de Este a Oeste y de Norte a Sur. Sus bellezas son variadas en consecuencia. Lo que los ojos captan de modo rápido, los oídos lo van cogiendo mas lentamente y es de belleza mas sutil y dificil, porque es música y palabra y ante la palabra hay que realizar un esfuerzo, sobretodo si no se es del pais, para sobrecomprenderla y alcanzar su belleza. Andalucía es tambien tierra de poetas y de poetas no siempre fáciles. Es por último increible la cantidad de juegos de todas clases que el pueblo andaluz realiza con las palabras, a las que les da, en sí, un valor objetivo podriamos decir. En esto se sitúa en el polo opuesto a aquel en que se coloca el viejo Demócrito al afirmar que las palabras no son mas que sombras de los actos; pero hay que aceptar tambien que en cada parte y aún en cada lugar de Andalucía las palabras, el verbo en suma, tienen expresiones muy variadas y matizadas como es variada la fonética de la lengua. En relación con ésto, algo de lo que primero me llamó la atención en tierras onubenses fué, precisamente, el sonido al hablar, que me pareció muy armonioso, así como la música de las canciones y de los bailes que allí se conservaban de modo diferente a como ocurría en otras partes, que acababa de recorrer: las Alpujarras, la sierra de Cádiz, la campiña de Córdoba. Pude comprobar, por ejemplo, que canciones que me cantaba de niño mi abuela, aprendidas cuando recién casada, allá hacia 1868, vivió en las Minas de Rio Tinto, seguían cantándose de la misma manera que ella las cantaba: en El Cerro, en la Puebla de Guzmán y en el pueblo que es objeto de este hermoso libro: Alosno. Su título anuncia con exactitud lo que contiene: 'Alosno, palabra cantada'. Podría subtitularse: 'El Año poético en un pueblo andaluz'. El Año con sus ciclos de trabajo y sus fiestas, es parecido en muchas partes de la Europa católica, porque a lo largo de el corren Navidades y Carnavales, Cuaresmas, fiestas de Mayo y San Juan, fiestas de verano y otoño... tiene rasgos semejantes en líneas generales en Andalucía y aún lejos de Andalucía.
¿Pero qué pueblo habrá, me pregunto yo ahora , capaz de dar una expresión verbal tan abundante y rica a ese ciclo festivo general?. Alosno canta y expresa sus emociones colectivas de modo que asombra. Manuel Garrido Palacios ha contado con una serie de informantes que le presentó mi amigo Manuel Lisardo Bowie, hijo de Doña Margarita, la cual, el tiempo en que yo andaba por allí, era como la tradición encarnada. Lo sabía todo, podía hablar de todo lo referente al pueblo y en el momento organizaba las fiestas de Mayo, acerca de las que tanto se dice en este libro.
Podría escribirse un denso comentario a lo que en él se recoge, desde un punto de vista técnico, folklórico y etnográfico: pero no es esta la ocasión. Creo que en primer lugar, le quitaría perfume, Poesía en suma. Dejemos, pues, que Alosno cante y oigámosle cantar.

© Julio Caro Baroja

PALABRAS DE ANDAR POR CASA


DICCIONARIO DE PALABRAS DE ANDAR POR CASA
(Huelva y sus pueblos)

Manuel Garrido Palacios

3ª Edición: Editorial NIEBLA
2ª Edición: Universidad de Huelva
1ª Edición: Calima Editores (Madrid / Mallorca)
F.J.Martínez López · M. Garrido Palacios
M. J. de Lara Ródenas · Rafael Pérez
en una de las presentaciones

LA PALABRA DE ODÓN

LA PALABRA DE ODÓN
BOLETÍN DE LA ACADEMIA NORTEAMERICANA
DE LA LENGUA ESPAÑOLA
NUEVA YORK

DE VIVA VOZ




DE VIVA VOZ

Romancero y cancionero al paso
Manuel Garrido Palacios
Editorial Nueva Castilla · Valladolid

PRÓLOGO 

No voy a descubrir nada si digo que Manuel Garrido Palacios es una de las personas que más y mejor han ‘observado’ el hecho etnográfico; ahí quedan para la historia series de televisión en las que vimos por sus ‘ojos cinematográficos’ multitud de personas y cosas dignas de recuerdo. A ese curriculum extenso y nunca bien valorado -pese a la intensidad e influencia que tuvo- hay que añadir además su cualidad de buen escritor. Y es que Manolo Garrido escribe como filma: elige el tipo, le encuadra, deja que rueden las bobinas y solo cambia de carrete cuando tercia entre cámara e informante para exponer una duda o encaminar una plática que andaba ya por los cerros de Úbeda. Su palabra tiene entonces la cualidad de las fuentes de los caminos, que estaban donde debían de estar y en el momento oportuno. No es fácil servir de frontón y dar juego en el trinquete: hace falta saber mucho para devolver la palabra siempre con el mismo temple y dejar que continúe el tanto hasta su desenlace natural; o haber viajado mucho, que también educa al que quiere educarse. Y Garrido Palacios ha corrido tanto como esos viajeros ingleses del siglo XIX cuyos escritos encandilaban la imaginación de sus sedentarios compatriotas describiendo con increíble precisión los hábitos, costumbres o maneras de unos personajes -no importa cuál fuera el telón de fondo-. Y ahí es donde, a mi parecer, reside la magia del discurso de Manuel Garrido Palacios: sus descripciones tienen -como los grabados de Pérez Villaamil o las fotografías de Clifford- al ser humano como medida.

JOAQUÍN DÍAZ · Valladolid

ÍNDICE

Nací maragata. Maragata muero
Val de San Lorenzo. León · 11
Los crímenes de Granada y Salamanca
Cantados en Cantabria · 27 
Canciones de Pandorga o de Zambomba
Villena. Alicante · 33
Las cosas, la casa, el hombre 
Garganta la Olla. Cáceres · 41
Masio el trovador 
La Hayuela. Cantabria. Santander · 61
La tragedia de Agustinica y otras historias 
Alto Aragón. Huesca · 83
El romancerillo al paso 
Gamonal. Toledo · 97
Una voz en La Mola 
Formentera. Baleares · 113