Sol Ruiz

Veinte días de abril
Sol Ruiz
Ed. Anaquel. Alicante


'El caso es que una tarde se abrieron las ventanas de repente'. Así abre el último poema Sol Ruiz en su libro Veinte días de abril (Ed. Anaquel. Alicante). Libro que parece respirar los aires de la Sicilia oriental, en el que a la autora se le quedaron enredados para siempre el corazón, el alma, los sentidos. Libro que obtuvo el Premio Torrevieja. El caso es que Sol Ruiz arranca el verso del propio vuelo que la lleva, el 720. Aventura en la que se sumerge sin saber dónde termina el aire y donde empieza ella. Inmersa en ese insistir encadenado que es la lluvia, le crecen unas alas imprevistas para estrenar el don de lo desconocido. Milán. Sueña que el amor no le pesa a la noche, ni el buzón perdido que se lleva las cartas del insomnio. Catania. Vía Umberto, donde se presiente un secreto de azúcar, ve girar un juguete en las manos de un hada octogenaria. Y gasta la melancolía que llevaba de bagaje en el Caffé del Duomo, cuando al pie de las hogueras ya no hay nadie que espere el regreso. El caso es que Sol Ruiz, sea al describir un paisaje con niños, o los marcos mágicos de Milo o Siracusa, emplea la palabra justa, ajena a la paja vocinglera de los adjetivos, para compartir no ese trayecto que ella cree que hace hacia las miradas oblicuas de Taormina, por ejemplo, sino a la rica hondura de sí misma, a la duda reina de todas las dudas, a la pregunta madre: qué hacer en mitad del misterio de la vida, se sea un amor escrito con mayúsculas en todas las paredes del silencio, se sea un relámpago que salta en las vidrieras. Y el caso es que esta tarde se han abierto las ventanas de repente al leer a Sol Ruiz. Su palabra te dice, en suma, que no estás tan solo en esta locura de creer en la poesía. Sus versos dan norte a los navegantes de que la nave de los locos va, camina con su carga de sombras, fragilidad y miedo, por un mar de Aguaclara en el que aún se pueden descubrir islas de belleza como 'Veinte días de abril', su libro de versos. 

© Manuel Garrido Palacios

© Foto MGP (Florencia)

Héctor Garrido

CABALLOS EN EL CIELO
© Héctor Garrido
En las marismas de Doñana, caballos salvajes pastan libres sobre el agua. El cielo se refleja como en un espejo. 

Héctor Garrido (Huelva, 1969), fotógrafo especializado en ciencia, naturaleza, retrato y creación artística, autor de fotografías conocidas internacionalmente por explorar en nuevos espacios y conceptos y, de forma destacada, por el uso de la ciencia como materia prima para construir su diálogo artístico, lleva su fotografía aérea a Alemania con la exposición "VOLAVÉRUNT". La Galería de Arte 100kubik, con sede en Colonia, acogerá su nuevo trabajo: "VOLAVÉRUNT". Según explica el autor, el título de la obra hace referencia a uno de los grabados que Francisco de Goya publicó a finales del siglo XVIII -el número 61-, en el que se representa a Cayetana de Silva, Duquesa de Alba, volando como en una ensoñación. Cayetana de Silva era una mujer excepcionalmente hermosa e inteligente que repartía su tiempo entre la Corte, en Madrid, y Sanlúcar de Barrameda, así como en los terrenos cercanos del Coto de Doñana, del que era propietaria. Allí pasó con Francisco de Goya una intensa temporada de la que fueron fruto varios cuadros y muchos apuntes, los conocidos como “Cuadernos de Sanlúcar”. A partir de uno de estos apuntes, Goya realizó el grabado titulado “VOLAVÉRUNT”, donde ella vuela sobre tres brujas, quizás sobre los territorios donde se fraguó su amistad, frente a la desembocadura del Guadalquivir. Con este trabajo Héctor Garrido ha querido imaginar, a través de sus fotografías aéreas, cómo podría haber sido la visión de la dama de Volavérunt, si hubiera podido volar sobre esas tierras andaluzas. Héctor Garrido es uno de los escasos habitantes del mítico Coto de Doñana, el que quizás siga siendo uno de los últimos rincones salvajes de Europa. Desde esa privilegiada posición realiza su labor de fotógrafo para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, conviviendo íntimamente con la naturaleza. Sus trabajos aéreos en Doñana y sus fotografías realizadas en los seis continentes del Planeta han sido publicadas por las más prestigiosas revistas internacionales.

© Natura hoy.com