EL CANCIONERO DE ALOSNO

EL CANCIONERO DE ALOSNO
(Para bailar, cantar y tañer a la guitarra)
Manuel Garrido Palacios
Castilla Ed. Valladolid
Prólogo: Antonio Gala
Fotos: Héctor Garrido

Una desanimada tarde lluviosa me sumergí en la lectura del manuscrito de este libro: El cancionero de Alosno. Alosno es una región que amo, por ella misma y por sus gentes, si es que las gentes no son ella misma y viceversa. Pero al entrar en el sonoro paisaje aquí contenido, mi fervor por lo auténticamente popular -no por lo que alardea de serlo-, se puso rigurosamente en pie. En escasas ocasiones se me ha alegrado una tarde con el alborozo de aquella. Dentro de mi cabeza y de mi corazón comenzaron cientos de andaluces alosneros a cantar, a bailar y a tocar la guitarra. Y fueron ascendiendo o descendiendo desde los cantos solemnes y bíblicos al mundo de la toná, y a la entrañable alcoba de diciembre con la familia de Dios, y a los romances de la boca en el atento oído, y al capítulo lujoso y purpúreo de las seguidillas que lo recogen todo. 
Que lo recogen todo como este admirable Manuel Garrido Palacios, hecho y deshecho y rehecho en los más espléndidos trabajos de la investigación y del amor. Ignoro cómo nuestra tierra no lo lleva puesto 'ut signaculum super cor suum': como una señalita sobre su corazón. Porque quizá no haya nadie vivo que le haya enseñado más a conocerse a sí misma, ni a mirarse -humillada y orgullosa, mendiga coronada, y tan desconocida en todo caso- frente a frente a sí misma. Con Garrido Palacios y sus libros andaluces me sucede como con Alcalá Venceslada y su Vocabulario Andaluz: los abro, y brotan los aromas del campo y el color de los cielos y el desgarro de las conversaciones y los cantos del agua y el deje incomparable. Y cuando Andalucía se le queda estrecha, Garrido Palacios se va por esos mundos mirando con la delicadeza y el respeto de los grandes amantes y con su acendrada intensidad: De viva voz y Aún existen pueblos son dos muestras de ese envidiable quehacer. 
Un quehacer envidiable. Y más que nunca en el presente Cancionero de Alosno en que cantan todos los componentes del paisaje, y de la historia, y de los enamorados, y de las navidades, y del castigo divino, y de las versiones íntimas de los romances, y de la gracia gachona de los seres pacíficos, y de la maravillosa hermosura de la naturalidad. Un envidiable quehacer que yo bendigo. Y que agradezco con todo mi corazón.

© Antonio Gala
Índice

PRÓLOGO
 A MODO DE INTRODUCCIÓN

La palabra | La música

Capítulo I 
LOS CANTOS SOLEMNES

1 . Las Lamentaciones de Jeremías
2 . La saeta
3 . Plegaria a la Virgen de Gracia
4 . Las palabras retorneás de Moisés
5 . Rogativas de lluvia

Capítulo II
EL MUNDO DE LA TONÁ

6 . Toná de los ratones
7 . Toná de tía Anica
8 . Toná de trilla (estilo Rosario Correa)
9 . Toná de trilla (estilo Toronjo)
10 . Toná de quintos
11 . Toná del pino

Capítulo III
CANCIONES DE DICIEMBRE

12 . Las Ramas
13 . Los celos de San José
14 . Vamos, pastores, vamos
15 . Agua, viento y frío
16 . Tiritando
17 . Nanas de las coplas del Niño

Capítulo IV
LOS ROMANCES QUE QUEDAN EN EL PUEBLO
Y ALGUNOS QUE SUENAN CERCA

18 . Romance de la peregrina
19 . Romance del Conde Olinos
20 . Romance de Gerineldo
21 . Romance de la cautiva
22 . Romance del Conde Flores

Capítulo V
LAS SEGUIDILLAS ANTIGUAS DE LA CRUZ DE MAYO

23 . Aguas claras
24 . La noche de la Cruz

INSPIRADAS EN LA MÚSICA DE GERINELDO

25 . El torrente
26 . Vuela el ave en su albedrío

DE LAS QUE SE CANTAN EN LAS COLÁS

27 . Dislabones del amor
28 . Vienen bajando
29 . Flores a ella
30 . Cuando tú la despreciaste
31 . Sansón y Dalila
32 . De caramelo
33 . Los piojales
34 . Al tío Martín Alonso

LAS QUE APORTARON LOS GUITARREROS

35 . Retrato de Fernando Camisa
36 . La que gustaba a Sebastián Perolino
37 . Una de las de Juan Díaz
38 . La que tocaba Rafael Rofa
39 . La de la paraílla del Pinche

Capítulo VI
EL TOQUE FINAL

40 . La falseta de fandango del Pinche

NOTAS AL TEXTO


BIBLIOGRAFÍA