ANLE / Homenajes


Gerardo Piña-Rosales, director de la ANLE, y Luis Alberto Ambroggio, presidente de la Delegación en Washington DC., junto a Benito Gómez Madrid, profesor de la Universidad Estatal de California, entregan una placa a Elena Poniatowska “en reconocimiento a sus muchos logros literarios y a su valiente defensa de las causas justas”.
  

LOS ÁNGELES. La Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) homenajea a la escritora mexicana Elena Poniatowska y al poeta argentino Luis Alberto Ambroggio durante el XXXVIII Simposio Internacional sobre Literaturas Hispánicas organizado por el Departamento de Lenguas Modernas de la Universidad Estatal de California. Tanto Poniatowska como Ambroggio son nombrados miembros honorarios del Instituto Cultural Hispánico, que dirige la profesora Juana Arancibia, a su vez, investida Miembro Correspondiente de la ANLE por su labor durante décadas en pro de la lengua española en los Estados Unidos. Piña-Rosales se siente “muy satisfecho de haber podido rendir homenaje a Elena Poniatowska y a Luis Alberto Ambroggio, porque ambos, a través de sus obras, han enriquecido a la lengua española; y ambos han defendido siempre a los marginados, a los parias de la tierra, seres sin voz pero con una presencia insoslayable”.
Poniatowska es autora de La piel del Cielo (Premio Alfaguara 2001), Octavio Paz, las palabras del árbol, Hasta no verte, Jesús mío, Tinísima (Premios Mazatlán de Literatura 1970 y 1992, respectivamente), La noche de Tlatelolco (Premio Xavier Villaurrutia), El tren pasa primero (Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos, 2007); su obra y activismo, reconocidos universalmente, en palabras de Ambroggio “pertenecen ya a la Humanidad entera”.
Ambroggio, “representante destacado en la vanguardia de la poesía hispanoamericana en los Estados Unidos", según Casa de América, habla sobre “La poesía hispanoamericana contemporánea: encuentros e influencia”, seguida por una selección de sus poemas y coloquio. Según Piña-Rosales “en la obra poética de Luis Alberto Ambroggio oímos a veces la voz doliente de César Vallejo, la voz sibilina de Jorge Luis Borges, la voz atormentada de Luis Cernuda, la voz amante de Pedro Salinas, la voz viril de José Hierro, la voz asordinada de Rilke, la voz ventrílocua de Fernando Pessoa”.
“Entre los homenajes que he recibido –añade Ambroggio– este es muy especial por compartirlo con apreciados colegas de la Academia, como su Director, el Dr. Gerardo Piña-Rosales, la Dra. Rosa Tezanos Pinto, la Dra. Adriana Corda, la Dra. Nuria Morgado, y con Elena Poniatowska, a quien admiro no solo por la calidad excepcionalidad de su obra, sino como persona por su conciencia social”.
En el Simposio participa la lingüista Domnita Dumitrescu, miembro numerario de la ANLE, correspondiente de la Real Academia Española y profesora de la Universidad Estatal de California en Los Ángeles.

© ANLE